Actualidad

Jóvenes radicales recordaron a Alfonsín a 10 años de su muerte

Integrantes de la Juventud Radical trenquelauquense recordaron hoy al ex Presidente de la Nación Raúl Ricardo Alfonsín y rescataron los valores del denominado padre de la democracia. Consultados por Oeste BA los jóvenes Valentín Miranda, Juan Borrazás y Francisco Recoulat, hablaron sobre los 10 años sin Alfonsín.

El vicepresidente del Comité, y concejal, Francisco Recoulat,  dijo que “con el paso de los años la figura de Raúl Alfonsín es cada vez más respetada y valorada por sus innumerables contribuciones al desarrollo de la democracia; nuestra generación no fue contemporánea a su gobierno, pero eso no quita que  valoremos y defendamos sus grandes legados para la vida institucional de la República Argentina. El gobierno de Raúl Alfonsín tuvo grandes logros para la vida institucional de nuestra  república como impulsar las leyes para lograr el enjuiciamiento a los miembros de las juntas militares, la Creación de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), también realizó aportes a la modernización de la legislación como  fue la Ley de Divorcio Vincular y restablecer la patria potestad compartida, un derecho que había sido largamente reclamado por las mujeres. También debemos recordar grandes aportes logrados  en materia de política internacional como  el Tratado de Paz y Amistad firmado entre Argentina y Chile y el comienzo de un proceso de integración económica con Brasil, Uruguay y Paraguay que daría origen al Mercosur, todo esto  entre muchos otros logros de Gobierno. Su gran legado fue la estabilidad democrática y nuestro gran deber es trabajar para protegerla. Democracia para siempre”, sostuvo.

El presidente de la Juvetud Radical trenquelauquense, Juan Borrazáz,  sostuvo que “a 10 años de su fallecimiento continúan vigentes en los jóvenes radicales sus ideas y principios, que nos siguen guiando día tras día. Cómo lo hacía Raúl, con el corazón y la mente en el presente, la imaginación en el futuro. Somos conscientes de la responsabilidad de llevar adelante su legado, y lo hacemos con orgullo. Para nosotros el legado de Alfonsín no es el punto de llegada, sino de partida. Porque es lo que él nos enseñó. A mirar para adelante, a construir mayorías y sobre todo a militar incansablemente por la democracia y las instituciones”.

El dirigente juvenil, Valentín Miranda, en tanto, sostuvo que “Alfonsín es un prócer de la democracia moderna para los argentinos. Todos los días su figura se hace más grande y alcanza un mayor reconocimiento. El nos supo marcar un camino claro, en momentos en que el panorama era oscuro y había mucho temor. Al igual que muchos jóvenes, no tuve la suerte de conocerlo personalmente, pero como militante es un ejemplo que nos guía para trabajar por las deudas que aún tiene nuestra democracia”.