Actualidad

Paro general en el interior: fuerte impacto en sector público y menor en comercio

El paro general organizado por la CGT y las dos CTA tuvo un acatamiento dispar en el interior de la provincia de Buenos Aires, donde se evidenció una fuerte adhesión en bancos y escuelas, contrastada con la actividad casi normal de los comercios, según informó la agencia noticiosa DIB.

En líneas generales, el paro se sintió con fuerza en dependencias públicas y también en estaciones de servicio, mientras que el transporte público se vio resentido. Sin embargo, la actividad comercial se desarrolló casi sin dificultades.

En Bolívar, por caso, los gremios docentes aseguraron contar con un acatamiento del 90% al paro. Los bancos Nación y Provincia, en tanto, permanecieron abiertos pero sin atención, mientras que entre los privados algunos atendieron con normalidad y otros directamente cerraron. En tanto, afiliados de ATE protestaron en la Municipalidad, que permaneció abierta pero con poca concurrencia de personal.

En Luján, en tanto, gremios y organizaciones sociales realizaron una protesta y olla popular frente a la Municipalidad «contra el hambre, la inflación y el FMI». También hubo presencia de concejales de la oposición y referentes peronistas.

A través de un comunicado que fue leído como cierre del acto, los gremios sostuvieron que «desde la llegada de Cambiemos, este gobierno neoliberal de Mauricio Macri, Vidal y (el intendente local, Oscar) Luciani, ha llevado adelante durante estos más de tres años una política de ajuste, casi criminal, para con el pueblo, que se evidencia fuertemente en el deterioro de las condiciones de calidad de vida de la gente».

En Bragado los trabajadores bancarios adhirieron por lo que hubo atención al público. En las escuelas, la Jefatura Distrital de Educación informó que el acatamiento fue de 61% de docentes y 45% de auxiliares en turno mañana, mientras que por la tarde fue del 55 % y  el 45% respectivamente. Sin embargo, los sindicatos difundieron cifras que se contraponen a las fuentes oficiales.

En Pergamino, las calles de la ciudad mostraron un ritmo bastante inferior al habitual, con bancos cerrados y escuelas con escasa concurrencia. Sin embargo, en el ámbito privado la adhesión al paro fue disímil.

En Chivilcoy el acatamiento también fue parcial. Como en otros distritos, la medida de fuerza se vio reflejada en mayor medida en las entidades bancarias, el transporte público y dependencias oficiales. El resto de la actividad comercial se desarrolló casi con normalidad en la ciudad.

En Tres Arroyos la medida impactó en dependencias estatales, y en menor medida en escuelas y comercios. En Bahía Blanca, en tanto, los servicios municipales se vieron resentidos, mientras que los hospitales atendieron solo las urgencias a través de las guardias. En los comercios el registro fue, como en el resto de los distritos, dispar.