Actualidad

“Tenemos que generar oportunidades a nuestros vecinos”

 

Javier Reynoso ya no tiene la gorra color roja que llevaba puesta hace 10 minutos cuando le tocó encabezar un acto de entrega de computadoras a los chicos de las escuelas primarias. A las 17 horas el día aún no tuvo paréntesis y anuncia que después de la entrevista se va a una reunión. Es un intendente en un año electoral, con una agenda mixta de gestión y de campaña aunque no se anota aún en la carrera por la reelección.

Reynoso va a prolongar esa decisión y quiere que sea una decisión orgánica. No es un tipo que le gusta pararse delante en la foto, sino que por el contrario habla de la gestión, los ciudadanos, la comunidad y el partido, todos lugares de pertenencia que lo hacen a él uno más. Le gusta el análisis fino de las cosas y la autocrítica, un valor escaso en la política argentina, y cree que la misión hoy es generar oportunidades.

“Hay que generar oportunidades, para mí el estado de bienestar tiene que tener un sentido productivo. Por ejemplo en las escuelas de oficio nosotros le damos microcréditos para que puedan empezar, si damos oportunidades generamos ciudadanos libres, ser autónomo y autosatisfacerse es envidiable. El concepto de la nueva plataforma es cambiar un Estado de asistencia por uno de oportunidades pero con sentido productivo” le dijo a OESTE BA.

-¿Cómo se vive el año electoral?

-Es confuso en un año de crisis que nos toca vivir, todos queremos que sea un año de propuesta. Hoy no aparecen, parece que están lejanas que los candidatos presidenciables están más preocupados por el otro que por las propuestas, y nosotros acá en lo local tenemos un camino inverso, estamos analizando los temas para los próximos 4 años y para tener propuestas al vecino.

Esto lo veíamos en la facultad, nuestro partido tenía un discurso más de la superestructura e ideológico y los alumnos querían saber cuánto costaría la fotocopia el próximo mes, entonces hemos aprendido.

-Esto de la dialéctica sin propuestas ¿es también una autocrítica en Cambiemos?

-Si claro. Cambiemos tiene que repensarse, hay cosas que se hicieron bien y otras que se subestimaron. No hay iluminados, claramente, todos somos falibles y tenemos que tener grandeza para reconocer los errores y tratar de corregirlos y no profundizarlos.

-Parece difícil igual.

-Es un año para ir a las cosas, a la gestión, y a veces lo electoral te aleja de esas cosas. Este tipo de años tenemos doble gestión, la política y la del cargo. La agenda legislativa se reduce y los ejecutivos también porque se aproxima el final de la gestión, y la verdad es que la Nación, la Provincia y el Municipio siguen más allá de nosotros.

-De afuera se ve que ustedes tiene casi todo resuelto.

-No, todo lo contrario. Nos preocupan muchas cosas donde ponemos energía como viviendas, la situación social y el acceso a los servicios. En el día a día la seguimos peleando y tratando que las cosas funcionen. En los años electorales se acentúan las opiniones no coincidentes entonces hay que dar más explicaciones, y también está lo partidario; las asambleas la organización partidaria, las listas, etc.

-¿Ya resolvió si va a ir por la reelección?

-Habrá una asamblea próxima, la idea es que se defina en el partido. Tenemos un esquema muy amplio de decisión, nos gustaría que fuéramos varios los candidatos. Todo parece indicar que voy a estar a disposición nuevamente, pero es una decisión que se tomará de manera orgánica y es importante que las nuevas generaciones estén también preparadas para ejercer.

-Dice “nuevas generaciones” como si tuviera 70 años, y tiene 40.

-No, bueno pero hay mucha gente joven en Rivadavia haciendo política. Uno entiende que después de la política tiene que volver a su casa, a su profesión. No me considero desechable a los 40 pero si claro que los jóvenes son importantes en la transformación, no te olvides que me tocó formarme en los 90 y es una generación que dio poco a la política, fueron años apáticos y complejos para la militancia y los ideales, deberíamos revertir esto claramente. En el 83 todos querían ser políticos, hoy es más difícil.

-¿Qué le dieron los 3 años de gestión?

-La verdad es que nosotros no hicimos muchas promesas en 2015, hablábamos de resolver problemas, y siento que cumplimos porque resolvimos temas estructurales de infraestructura básica donde no podíamos llegar con rutas, cloacas, agua, electricidad, eso lo hicimos sobre todos los dos primeros años con la ayuda de Nación y Provincia, ahí la política resolvió el problema y eso es lo que hay que aplaudir.

La política es para resolver el problema, no para generar nuevos. Cuando dejemos de vernos como iluminados las cosas que hace la política deberían pasar inadvertidas.

-Si tuviera que ir a la campaña en 2019, ¿sería parecida, con pocas promesas?

-Si, claro. Mirá el sábado voy a un barrio donde estamos haciendo pavimento y cuando publico algo en  Facebook los vecinos piden la cuadra siguiente. Esa es la mejor campaña, resolver el problema de la gente y que se puede continuar. La gente votó un cambio porque quería un estilo diferente de hacer política, también votó pensando en un bienestar económico y en eso siento que se generó desilusión.

Nosotros hablamos de valores, de austeridad, transparencia, participación esas son nuestras propuestas que son irrenunciables, y después está el día a día de la gestión. Queremos cerrar la ciudad de servicios y en las localidades generar potencial de desarrollo, hoy todo indica que vamos a terminar en las grandes urbes y nosotros queremos sostener las pequeñas ciudades donde hay saberes e identidades que no se pueden perder.

-Entonces haría una plataforma distinta a la de la Facultad

-(ríe), Si, totalmente.