Agropecuarias

Salvador Di Stéfano: “Esta es una Argentina incómoda para todos”

El economista Salvador Di Stéfano habló largo y tendido en Tres Lomas. Invitado por la Sociedad Rural de ese distrito brindó una charla abierta sobre rentabilidad en el sector agropecuario y la crisis económica nacional. Luego pasó por Trenque Lauquen y en una charla con Oeste BA, giró sobre el concepto de una Argentina incómoda, aún para los que más tienen.

En un café céntrico Di Stéfano se refirió al encuentro con los productores ruralistas de Tres Lomas “en Tres Lomas nos fue muy bien, hablamos durante dos horas sobre la situación del mundo, el país y el sector agropecuario. Analizamos el escenario de rentabilidad del campo, frente una presión impositiva que es alta en un país con muchos problemas”.

-De todas maneras el campo es el único sector que hoy le va bien.

-Tiene la particularidad de generar una producción que puede vender rápido y dolarizado, pero eso no quiere decir que el campo hoy tenga una rentabilidad que cubra la amortización de la inflación. Una cosechadora vale 500 mil dólares, eso no lo amortizas. Para el que alquila no puede comprar, en términos generales el sector está en crisis, se tomaron medidas malas por parte de este gobierno en lechería, ganadería, pollos y porcinos. A los grandes les va bien, a los medianos les va mal.

La Argentina hoy es un lugar incómodo aún para los que les va bien. Hoy la metáfora es el restorán, el comensal se va mal porque cree que le cobraron caro, el mesero porque no le dejaron propina y el propietario porque las ventas se desploman. Estamos todos incómodos en una Argentina sin rentabilidad.

Los precios son una arena movediza que genera incomodidad en la gente y todos los meses tengo que dejar de hacer cosas que hacía porque no me alcanza la plata. Ya no voy a un recital o no voy a cenar afuera. Eso genera malhumor.

Faltó un diagnóstico real. Antes te comprabas un auto financiada inferior a la inflación. Era Alicia en el país de la fantasía, porque la inflación era del 25% con tarifas subsidiadas es decir que si no fueran subsidiadas sería igual ahora, pero te comprabas un TV sin interés y en cuotas, eso no era sustentable en el tiempo.

-¿Es un problema económico o político?

-El problema es político, Argentina tiene problemas de confianza. 377 mil millones de dólares tienen los argentinos en el exterior y el PBI es 387 mil millones, entonces hay un PBI estacionado afuera. Otro dato es la compra de dólares, desde que asumió Macri los argentinos compraron 55 mil millones de dólares que están en cajas de seguridad o bajo el colchón.

En la medida que nosotros canjeamos pesos por dólares y los dólares los guardamos no hay reactivación posible. No hay financiamiento porque la gente que ahorra la mete bajo el colchón o la lleva al exterior. Estamos en una campaña por destruir la Argentina. No podemos invertir sin confianza.

Las estrellas hoy en el consumo son las terceras marcas, hoy no se genera un proceso de inversión. Hay problemas estructurales, el 11% es mayor de 65 años, pero las jubilaciones se pagan al 19%, algo no está bien.

-¿Hay que creerle al presidente cuando dice que lo peor ya pasó?

-No, aun no empezó el proceso de reforma y cada uno de los actores sociales nos vamos a tener que readaptar. Vamos a una sociedad con menos poder adquisitivo y vamos a tener que reinventarnos para maximizar rentabilidad, no sólo el campo sino también el comerciante, el industrial, todos.

Yo en mi trabajo me tengo que adaptar a lo que quiere y necesita la gente, tenemos que ser creativos todo el tiempo, el que se queda con la vieja receta, quedará afuera.