Sin categoría

En las inmobiliarias prevén inactividad por unos 6 meses

 

La corrida cambiaria de la semana también dejó una fuerte estela de preocupación en el mercado inmobiliario que se vio “paralizado” en cuanto a compra y venta de propiedades en la región. Según martilleros hace tiempo que el sector entró en una meseta, pero la nueva disparada de la moneda verde –este jueves superó los 40 pesos– complica aún más el panorama. Con esta actualidad no es de extrañar que se llegue a una modificación en los precios.

Según Gerardo Bianchi de Inmobiliaria Bianchi de Pehuajó “justo en este momento estábamos con fiebre y ahora estamos en cama mal, medicados”, dijo con una contundencia que asusta. En el momento de la charla con Oeste BA el entrevistado se encontraba con un cliente: “Termino recién de negociar un cierre de venta, fallido seguramente porque va a ser imposible de hacer, es un crédito y no va a poder cubrir el costo de la propiedad tras esta disparada del dólar”.

Pero fue más allá: “Va a ser moneda corriente que se descalcen operaciones ya armadas. Se ve un amesetamiento desde noviembre del año pasado cuando se cortaron los créditos en los bancos y lo que era Procrear, después retiraron las líneas de crédito”, analizó.

Asimismo, indicó que “las tasas altas son una complicación, este es un mercado dolarizado directa o indirectamente, entonces hay momentos que hacen un pico donde se paraliza el mercado inmobiliario hasta que se reactive con valores readecuados, y eso depende del martillero, que debe dar valores en el momento indicado. Ahora hay diferentes criterios que se deben aunar. Esto va a ser mucho diálogo, muchas negociaciones y poco negocio”. Y cerró diciendo que “parálisis es el panorama, de tres a seis meses”.

Salliqueló

Para Juan José Gracia de Salliqueló “acá es como en todo el país, el mercado está paralizado, son muy pocas las ventas que se dan, esto se lo atribuimos a la incertidumbre que tenemos en este país y que tiene la sociedad, la gente no sabe si vender o no, en qué invertir después, si se hace en dólares los únicos que pueden comprar son los productores que producen en dólares el resto no”, dijo.

Luego señaló que “esto arrancó a partir de la devaluación porque el año pasado fue muy bueno, ahora hay un amesetamiento, la gente quiere esperar, el que no tenga mucha necesidad no va a vender. Las operaciones inmobiliarias están estancadas en todo el país, y nos somos ajenos a eso”, finalizó.

Para Ricardo Sacco de Trenque Lauquen “este es un momento de gran incertidumbre, nadie quiere iniciar nada, más que nada por la volatilidad que tienen dólar, más allá de que uno apunta trabajar en pesos”, sostuvo.

Y dijo que “hay muchos propietarios que tienen la mente puesta en dólares porque precisan para cancelar una deuda o para comprar otra propiedad en otro lugar o hacerse un viaje al exterior. Hay distorsión bastante importante en cuanto a los valores, en lotes iguales, dueños diferentes y percepciones diferentes, lo mismo que en algún edificio donde los valores son diferentes”.

Para Sacco “tenemos desarrollo que se siguen trabajando en pesos actualizable con índice de la Cámara de la Construcción hasta 10 años de financiación. Pero hay cierta incertidumbre”. Y dijo que “algunas operaciones han caído aunque no es la locura”.