Sin categoría

Teatro solidario, por los pueblos de Rivadavia

La solidaridad sale a escena, por los pueblos de Rivadavia y próximamente por Carlos Tejedor y en un futuro quizás trascienda más fronteras. Se trata de una iniciativa cultural y solidaria de un grupo de vecinos de América, ciudad cabecera de Rivadavia, que presenta una obra de teatro con el fin de recaudar fondos para una institución. Hoy se presentan en Fortín Olavarría y la próxima semana en González Moreno.

Se trata del grupo “Teatro solidario desde la cuna del azul y blanco” ex grupo “Padres a escena” como se denominó mientras estuvieron vinculados como comunidad educativa al Instituto América, donde Adriana Guido era docente. Ella es la autora intelectual de cada paso que da el grupo que hoy tiene 16 integrantes, desde un contador, un empresario cerealero, estudiantes, amas de casa, y de distintos rubros que confluyen en las tablas, un lugar que es “terapéutico” dicen a OESTE BA.

Adriana Guido fue docente y siempre tuvo a su cargo la organización de eventos escolares, hasta que con un grupo de padres fueron organizando festivales artísticos que se instalaron en América como parte de la agenda cultural, pero siempre asociado al ámbito educativo. Allí comenzaron a presentar obras de teatro. Así pasaron “El médico a palos”, de Molliere; “La dama del alba” de Alejandro Cassona, la comedia inglesa “Los dos diarios” y otras tantas.

“Soy autodidacta, no tengo ningún título sobre el teatro me dieron la posibilidad en el trabajo de poder hacerlo, entonces formamos un grupo con los padres y esta es la décima obra que vamos a presentar”.

Una vez jubilada atendió el llamado de la Dirección  de Cultura de la Municipalidad y se subió a la movida cultural y solidaria por los pueblos. Hoy se presentan en Fortín Olavarría a beneficio de los Bomberos Voluntarios con la obra “Hotel Sinco Estrellas” de Román Sarmenteno “se trata de una comedia de enredos, un contingente que viaja y tiene un desperfecto y tienen que pasar la noche en un hotel y no te puedo decir más nada” dice la entrevistada. La invitación está hecha.