Sin categoría

Un mural, la lucha y una herida abierta

A Pedro Márquez y Osvaldo Bacci los ojos se les humedecen cada vez que evocan alguna historia, algún hecho que marcó sus vidas dentro de la compañía de seguros La Primera, una relación que mantienen desde muy temprana edad y que parece nunca acabará, a pesar que hace más de 25 años que la emblemática empresa trenquelauquense cerró sus puertas, quebró y dejó no sólo más de un centenar de empleados en la calle, sino una herida abierta que los años no lograron aún cicatrizar.

Márquez y Bacci tienen 71 y 78 años respectivamente. Son integrantes del grupo denominado Los Siete Locos, los más identificados con la lucha. Algunos de ellos ya no están, se cree que de los 150 trabajadores que formaban parte de la compañía la mitad ya murió. El tiempo fue erosionando la marca que dejó en la ciudad, pero no puede borrarla.

Ahora un mural gigantesco pintado por un equipo a cargo del reconocido muralista mexicano Gerardo “Fosil” Rivera, será descubierto hoy a la tarde. En el mismo se plasma la historia de la compañía de seguros que se creó en 1922 y cerró 70 años, pero sobre todo se pone en relieve los 20 años de lucha de los ex trabajadores.

Para los más jóvenes, entre 1994 y 2004 un grupo de trabajadores llevó adelante lo que denominaron timbre de la esperanza. También hicieron una carpa. Movilizaciones y todo lo que estuviera al alcance para no dejar que la causa caiga en el olvido “la única lucha que se pierde es la que se abandona” señalaba la bandera que llevaron a todos lados. En el año 2004 la Municipalidad compró el edificio, se hizo el Centro Cívico y la historia que ya todos conocen.

Márquez entró como cadete con 14 años, fue en 1962. Bacci ingresó más grande, con 23. Estuvieron 30 y 32 años cumpliendo funciones hasta que un día la puerta se cerró.

“Me pasan emociones de distinto tipo, tuve la oportunidad de estar con el artista que lleva adelante el mural. Se ve que tiene una enorme sensibilidad, se interesó mucho por el origen de la compañía, por los 20 años de lucha y lo que fue el cierre. Si todo lo que hicimos durante 20 sirvió para que tengamos este recuerdo, ya está porque esto quedará para todos los tiempos, esto permitirá que los jóvenes puedan saber qué fue La Primera”, dijo Márquez a OESTE BA

Para Osvaldo Bacci “es un gran galardón para nosotros, ese edificio fue motivo de distintas posiciones, algunos querían hacer allí un edificio de departamentos, pero a nosotros siempre nos gustó más la idea del centro cívico”.

Márquez dice que se ve reflejado en el chico dibujado con pantalones cortos “con 14 años entrar en una empresa como esa era tocar el cielo con las manos”.

Son grandes, tienen un camino recorrido y entonces no quieren olvidarse de los que estuvieron, los que pusieron el hombre y ya no están: “Vicente Soldivier, José Luis Rubio, y el ex intendente Font tuvo mucho coraje político para comprar esto, hay que recordar que fue muy criticado, lo dejaron solo en más de una oportunidad”.

Ellos creen que dejaron una huella en el terreno de la lucha “mucha gente nos pregunta por esa lucha, de tantos años, los más jóvenes se interesan” y cuando se les pregunta si el mural cierra de alguna manera la parábola de lucha y sacrificio dijeron “no saber, en realidad nunca imaginamos que harían un mural, se hicieron canciones y un libro. Entonces no sabemos nunca cómo terminará, para nosotros es algo que está vivo”.