Actualidad Trenque Lauquen

Más tensión en la interna radical: se habla de renuncias en el Ejecutivo

La temperatura sube en el Comité de la calle San Martín. A escasas horas del cierre de las listas para la contienda que elegirá las autoridades partidarias, se suceden las reuniones y las versiones de pasillos, pero el dato más fuerte de las últimas horas lo aportaron algunos funcionarios del Departamento Ejecutivo que advirtieron que presentarán sus renuncias si no hay renovación en el partido.

El dato trascendió porque este episodio ocurrió durante una reunión de gabinete que se realizó esta semana y uno de los funcionarios del Ejecutivo que responde a Claudio Figal, les habría manifestado a sus compañeros que pegaría el portazo si Pepe Font continúa entre las autoridades del Comité. Había 10 funcionarios de alto rango en ese cónclave, era imposible que ese diálogo no se filtrara.

La figura de Pepe Font quedó en el medio de la disputa de fondo que es Figal – Fernández, y la controversia ahora gira sobre las autoridades partidarias.

Desde el sector de Figal reclaman que Miguel Fernández no convoca ni responde llamados, por eso presionan ahora con las renuncias. De hecho, uno de los funcionarios del Ejecutivo se habría reunido hoy a solas con el Mandatario Comunal comunicando su decisión de marcharse en diciembre si no hay cambios en la UCR y a él, dicen, lo seguirían dos funcionarios más.

Desde el oficialismo partidario, que mañana jueves realizará una asamblea y proclamará sus candidatos, advierten que Figal tensa la cuerda y que vive imponiendo condiciones, lo hizo con las autoridades del Concejo Deliberante, lo hizo con la lista de candidatos a concejales y lo vuelve a hacer ahora, y que siempre se le tuvo paciencia con el fin de no fracturar la convivencia interna pero por lo bajo también comentan que el concejal tiene más condicionamientos que votos. Esa habría sido la frase que se escuchó en un asado el lunes, cuando los comensales, todos a fines al oficialismo partidario, señalaron que quizás sea hora de ver cuánto tiene para dar la oposición interna. ¿La sangre llegará al río?