Actualidad

Bomberos Voluntarios de la zona en estado de alerta y movilización

 

Hay preocupación en los cuarteles. Dificultades para equipar a los efectivos y realizar el recambio de unidades.

 

Los cuarteles de Bomberos de todo el país se encuentran en “alerta” ante la situación de “desfinanciamiento” que atraviesan y que se viene produciendo desde hace dos años y que en los últimos meses se ha profundizado ante el retraso, y en algunos casos cobro del subsidio 2018 con recorte.

La preocupación se manifiesta también en la región donde la falta de cobro en algunos casos o la llegada de menos dinero en otros complica la economía de los cuarteles que ven reducidas sus capacidades operativas o cuartadas sus posibilidades de crecimiento.

Ante esta situación, el Consejo de Federaciones de Bomberos Voluntarios de la República Argentina, reunido en Mesa Ejecutiva Ampliada en la sede de la institución, declaró el estado de Alerta en defensa de los recursos que sostienen al Sistema Nacional de Bombero Voluntarios.

Desde Bomberos hablan de una reducción en la partida presupuestaria de un total del 40%, generado tras la reducción de un 20% de lo distribuido en el año 2017, y no considerándose el incremento que para el año 2018 que se debería otorgar por inflación.

Opiniones

“En gran medida a las comunidades chicas nos perjudica el tema de los subsidios, vivimos con el 90% del subsidio que nos manda el Ministerio de Seguridad de la Provincia. Si nos llegan a recortar esto con lo que cuesta mantener el cuartel, vestir un bombero y capacitarlo va a ser muy difícil”, dijo Carlos Domenech, presidente de la institución en el distrito de Pellegrini. Resaltó además que vestir un bombero de “pies a cabeza” cuesta 220 mil pesos hoy en día.

Ante la consulta sobre la posibilidad del recorte del subsidio, Domenech y Fernando Donda, jefe del cuerpo activo, dijeron que “es una versión, pero el dinero que nos están mandando para hacer una compra de una autobomba no alcanza, es imposible”, explicaron.

Donda se refirió al equipamiento del cuartel de Pellegrini y destacó que “lo que se usa de forma diaria lo tenemos, lógicamente ante cualquier episodio de magnitud como puede ser sustancias peligrosas ahí estamos atados de pies y manos, dependemos de cuarteles que estén preparados para esos acontecimientos, nuestra función se limita a restringir el límite de acceso de gente a la zona roja” y dijo que “necesidades hay muchísimas”.

“Hoy mantener un cuerpo activo es muy caro y más aún con la inflación. Y si recortan, como dicen, el 40% estamos hablando que lo que viene de subsidio es para mantener el gasto de combustible y cambio de aceite de las unidades, pero para equipar un bombero sería muy difícil”, explicó el voluntario.

El cuartel de Bomberos de Pellegrini cuenta con cuatro autobombas; una forestal, dos urbanas y una cisterna. “Pudimos con el subsidio anterior incorporar una camioneta para la logística, que no era lo que realmente necesitábamos como emergencia pero no se puede vender un vehículo en desuso para agregárselo al gasto de adquirir una nueva autobomba, sino que se puede gastar ese número”, resaltó y dijo que “por eso terminamos gastando el dinero en algo que no era una emergencia”.

En contra punto y como reclamo, marcaron que hoy en día el Ministerio de Seguridad exige que se tengan vehículos de no más de 15 años de antigüedad, “y una autobomba de ese modelo cuesta más de 2.5 millones de pesos, más con la inflación”, explicaron.

El gasto fijo del cuartel de Bomberos de Pellegrini tiene una media de 40 mil pesos mensuales, esto siempre dependiendo de las salidas que se realicen en emergencias en el distrito. “No contar con un subsidio para mantener esto, lo haría prácticamente inviable”, finalizaron.

Rivadavia

La presidenta de la Comisión Directiva de Bomberos Voluntarios de Rivadavia, Marta Martín, no tuvo reparos en manifestar sus críticas al gobierno en torno al tema de los subsidios e indicó que el pasado martes recibieron dinero de Nación con un recorte del 40% lo que complica los proyectos y hasta el andamiaje diario de la institución bomberil. “Estamos afectados como todos los cuarteles del país, es el único sustento para mantenernos en pie” dijo sobre los subsidios e indicó que “en el depósito de los subsidios, por ejemplo del de Nación teníamos un atraso de 8 meses. Lo recibimos recién ayer”.

Pero eso no es todo: “Recibimos 1.062.000 pesos, menos que el año pasado cuando recibimos 1.082.000 pesos. En su momento desde la política nos dijeron que lo de los recortes no era así, que era un error de cálculo, pero llegado ahora, al día de la fecha, con el monto que debíamos a recibir cada institución, el error de cálculo no era cierto, hubo una reducción”, explicó.

Con ese dinero los cuarteles de bomberos subsisten y se equipan. “El inconveniente es que tenemos que comprar elementos y ropa a valor dólar; ya sea equipos, vestimenta, móviles, todo. Con la reducción del 40% en pesos y la disparada del dólar, lo que habíamos proyectado para comprar no podremos hacerlo”, indicó.

Luego explicó que a principios de año cada cuartel informa sobre la proyección de gastos anual, “pero de lo que presentamos podremos hacer el 50%”, resaltó.

El cuartel de Bomberos Voluntarios de Rivadavia, según su presidenta, tiene una media de gastos fijos mensuales de 50 mil pesos, “pero no todo lo podemos afrontar con los subsidios. Lo que hay que explicarle a la gente es que cuando recibimos el subsidio, el mismo viene afectado, no se puede disponer del dinero del subsidio para gasto corriente”.

Por ello, los Bomberos deben ingeniárselas y pedirle colaboración a la sociedad: “Hacemos rifas, el chango móvil, cantinas, estamos proyectando un bingo familiar”, dijo Marta Martín y destacó que “necesitamos el dinero del día a día, para el cuartelero, la secretaria administrativa, para urgencias. Tenemos que tener una disponibilidad de dinero que no nos da el gobierno, tenemos que cubrir muchos gastos con fondos propios”.

Reclamo

Por estas cuestiones los Voluntarios del país están en alerta. “Queremos que el gobierno nos reciba, nos atienda, estamos recibiendo un destrato del gobierno nacional. En bomberos todos somos voluntarios, esto afecta tanto a la parte activa como a la directiva también”, recalcó la presidenta.

El cuartel de Rivadavia tiene 40 bomberos activos, nueva cadetes, siete móviles forestales; de salida rápida, cisterna, dos camionetas y un gomón. “Este año habíamos proyectado cambiar un móvil y es imposible, también tenemos atraso del subsidio provincial”, se quejó.

El tema de los subsidios no son el único problema en lo económico en Rivadavia, “las tarifas nos afectan también, nosotros en Rivadavia pagamos todo, luz, gas, internet. Lo único que estamos exentos es en el impuesto automotor y los municipales”.

Marta Martín, es directa, cruda en sus palabras, se la nota enojada con la situación que atraviesa una institución de las más necesarias de una sociedad. “Estamos en una situación crítica, porque lo que muchos no entienden es que si un móvil se rompe, hay que arreglarlo y no está el dinero. Todo esto nos hace pasar por un desfasaje económico”.

En todo esto, el ingenio es siempre recurrir a la sociedad, un socio directo de los Bomberos: “Debemos recurrir a los vecinos para que colaboren y como siempre ellos responde, pero estamos perdiendo hasta la dignidad por culpa del gobierno que maltrata a las instituciones bomberiles”.

“Por suerte la gente de Rivadavia siempre nos acompaña y colabora con la institución. El dinero que nos deben no es una partida del gobierno, sino que un aporte de los vecinos a través del 5×1000 de los seguros que se pasa al ministerio de Seguridad. Pero en este momento el gobierno se queda con el 40% de ese dinero, que no es del gobierno, sino que es un aporte de los vecinos para bomberos”, finalizó.