Actualidad

Cardini: “Mucha épica, mucho relato, pero no hay vacunas y las que llegan son para amigos”

El concejal de Juntos por el Cambio, Matías Cardini, mostró su bronca al conocerse la existencia de un vacunatorio vip en el Ministerio de Salud de la Nación y cargó con dureza contra el kirchnerismo porque, dijo, confunde administrar el Estado con sentirse dueños y  remarcó que el tráfico de influencias es una ofensa para los sectores de riesgo y el personal de salud.

El escándalo de la Vacunacion vip “en el Ministerio de Salud, me produce una profunda vergüenza. Y muchísima bronca” dijo Cardini entrevistado por OESTE BA.

“Que se use el tráfico de influencias, o los contactos, o las amistades para saltear e incumplir los criterios de los protocolos de vacunación es de personas miserables. Más teniendo en cuenta el fracaso en la provisión de vacunas, que hace que haya mucha demanda de vacunas por parte de grupos de riesgo que todavía no se vacunaron. Mucha épica y mucho relato del avión buscando las vacunas pero las vacunas todavía no llegan. Y si llegan son para los amigos”, sostuvo el concejal de JXC.

“Este escándalo resulta ofensivo especialmente para el personal de salud y para todos los que desde el día 1 de la pandemia pusieron todo su esfuerzo sin ningún privilegio”.

En otro párrafo, indicó que “también resulta ofensivo e indignante para los mayores que están cuidándose hace un año, muchos sin siquiera salir, o para las docentes de grupos de riesgo que tienen muchas ganas de volver a las aulas, o indignante a su vez, para el personal de seguridad, que también desde que empezó la pandemia se han arriesgado y sacrificado todos los días. Muchos de estos grupos todavía no han sido vacunados porque faltan vacunas”.

“Y pensar que hemos tenido que escuchar a Moyano hablando de oligarquía. No debe haber nada más oligarca que lo que hizo Moyano. No tengo nada contra su familia o su hijo de 20 años. Pero acaso no es de oligarca usar el privilegio del poder para priorizar su vida y la de sus conocidos, en pos de la vida de otros argentinos que tienen muchísimo más riesgo de vida. Moyano se siente intocable y se maneja con total impunidad. Sus privilegios son las vacunas que otros abuelos y mayores no recibieron”.

Recordemos “que además de este escándalo hubo diversas denuncias en ciudades como Chivilcoy, Navarro, Henderson y en la Provincia de Santa Cruz. De hecho, ya se había denunciado que en estos y otros lugares, te tenías que anotar para vacunarte en locales de La Cámpora. En general al kirchnerismo le pasa seguido eso de confundir administrar el Estado con lo de sentirse que ellos mismos son el Estado. Te pueden votar para que administres el Estado por determinado tiempo. Pero el Estado no te pertenece. No es tuyo. El Estado es de todos los argentinos. Las vacunas son compradas con los impuestos que paga el pueblo argentino. No son tuyas. No te pertenecen. Tu responsabilidad como Estado es administrarlas de la manera más justa y equitativa”.

Es por eso que “con la renuncia del ahora ex ministro no alcanza. Más si la que asume es la vice ministra. ¿No sabía nada la vice ministra que había un vacunatorio VIP a metros de su despacho? ¿Acaso no es ella la encargada del Plan de Vacunación?

Lo que debería hacer el Presidente, además de explicarnos y dar la cara ante este escándalo, es hacer públicos los criterios de los protocolos de vacunación y los listados de los vacunados. De esta corrupción se sale con información clara y precisa para todos los ciudadanos. Acá no se trata de analizar si esto es una interna de un partido, si al ministro le hicieron una cama, o quien sale mejor o peor parado políticamente de esto. Acá se trata de una cuestión de Salud Nacional que involucra a todos los argentinos. Es por eso que se necesita un shock de transparencia”.

“Por último, también se comprueba que si sos incompetente y corrupto, no importa si sos Secretario o Ministro. O si conducís una Secretaria o un Ministerio. La Justicia te tendría que juzgar y meterte en cana. Y que cantes Salud es Ministerio, pero en cana”, concluyó.