Actualidad

Crisis, trama de oportunidades

El responsable de la planta de tratamiento de residuos en Pellegrini, Hugo Tello, fue convocado por la Fundación Tejido Urbano para escribir una opinión sobre esta coyuntura que atraviesa nuestro país y el mundo.

La Fundación Tejido Urbano es un lugar de encuentro, de enlace e investigación integrado por profesionales, especialistas e investigadores de distintas disciplinas y con experiencias complementarias en temas en torno al hábitat y a la ciudad, que se desempeñan tanto dentro como fuera de la función pública.

Aquí compartimos la nota que nos invita a reflexionar y poner manos a la obra para producir las transformaciones.

“Así como el día nace de la noche debemos reinventarnos, modificar nuestro punto de vista o la manera de observar.

Todos nacemos con un instinto de éxito y capacidad para alcanzar un objetivo, pero solo los que piensan fuera de la caja llegan a él.

Nuestra casa común nos proporciona posibilidades únicas, oportunidades… pero está en nosotros como comunidad crear la Trama en la que en el desarrollo de todas nuestras actividades no quede nadie en el camino.

La participación ciudadana es la clave para fortalecer vínculos y frenar el egoísmo; todos debemos tener la oportunidad de opinar y de que nos tengan en cuenta.

Más que preocuparnos por aquello o lo otro, mejor empecemos a ocuparnos… Ocuparnos de cómo correr las piedras de nuestro camino, y de cómo poder utilizarlas para construir puentes.

Se le atribuye al cambio climático muchas de nuestras intervenciones sobre la naturaleza, pero los cambios son propios y normales; yo pienso que nosotros hemos creado una crisis climática, una crisis que nos está demostrando que se puede revertir –y es en una crisis donde aflora lo mejor de cada uno–.

Día a día uno descubre el universo de su lugar, aprende de los errores y va planificando, verificando y actuando, trata los residuos, se solidariza, quiere dar lo mejor de sí, y nota que algo siempre estuvo, nuestro medio, aquel que aporta y aporta; y así uno se da cuenta de cuán importante es la biodiversidad.

Reutilizar nuestros desechos orgánicos, comenzar con una huerta en casa, amasar un pan, sentarnos a estudiar con nuestros hijos, compartir; estas son algunas de las tantas oportunidades que nos dio esta crisis.

Si bien es cierto que, para muchos, por su estado de vulnerabilidad, posibilidades o situación social, no es el mejor momento, propongámonos transmitirles que hay otra oportunidad, que desde cada metro cuadrado nuestro podemos estar mejor, y así la superficie de la Trama abarcará a todos y será más sólida.

Las grandes ideas provienen de personas con visión de futuro, que desafían las normas, piensan creativamente e inventan el mundo que ven dentro de sí mismos, en lugar de someterse a las limitaciones de los dilemas actuales.

Los límites de lo posible solo se pueden definir yendo más allá de ellos, en lo imposible”.