Actualidad

Impuestos: negocian limitar subas en Inmobiliario e IIBB para destrabar la ley

El Frente de Todos negociaba esta noche con la oposición de Juntos por el Cambio una serie de cambios en el proyecto de Ley Impositiva que envió el gobierno de Axel Kicillof que se centraban en limitar las subas del Inmobiliario para los mayores contribuyentes y en algunas categorías de Ingresos Brutos.

Kicillof busca acelerar el tratamiento del proyecto, que presentó el miércoles por la tarde, pero la oposición planteó una negociación dura, que tuvo su foco en el Senado, donde JpC tiene una mayoría de seis miembros que le da la llave del quórum y, por lo tanto, de la posibilidad de avanzar con la ley.

Al cabo de una jornada de negociaciones frenéticas, los jefe de las bancadas opositoras –Maximiliano Abad, de Diputados y Roberto Costa, de Senadores- definieron el núcleo de reclamos para dar su apoyo: un tope del 50% a la suba en el Inmobiliario, tanto en su versión rural como urbana y un tope en al menos tres categorías de IIBB.

En el primer caso, se trata de acotar una suba que en el proyecto del Ejecutivo se estiraba hasta el 75%, aunque solo para las propiedades de mayor valor. En el caso de las urbanas, las de valor fiscal mayor a $680.000; en las rurales, las de salen más de $3 millones o tienen dos mil hectáreas, un 7% del total o 200 partidas, según el Ejecutivo.

De esa posibilidad conversaron no solo los legisladores de ambos sectores: según pudo saber DIB, también hubo contactos de dirigentes ruralistas bonaerenses con funcionarios del Ejecutivo, a los que les plantearon una demanda general de limitar las subas, aunque no trascendió el porcentaje.

Otro de los puntos en discusión tiene que ver con las valuaciones fiscales: por un lado, quedaron en el centro de las conversaciones las subas a las valuaciones aplicadas en el cálculo de los incrementos propuestos en la ley y los topes que se aplican para que no se dispare el monto a pagar.

Pero por el otro, porque como anticipó DIB, en la oposición creen que el mecanismo aplicado deja abierta la posibilidad de que se aplique un nuevo revalúo más adelanta, lo que al  menos en teoría acercaría mucho el valor fiscal al de mercado e implicaría una suba del impuesto mucho mayor que la actual, con impacto además en tributos nacionales.

«Todo se remite a la ley de catastro 10.707 que habilita al Ejecutivo a aplicar actualizaciones de la valuación fiscal. Esa ley no fija tiempo, lo que genera que sea discrecional para el Ejecutivo», explicaron en la oposición. «Esto hace que en el medio del camino pueda llegar un revalúo no previsto», agregó.

En el caso de IIBB, el pedido tiene que ver con el rechazo a un aumento de 2 puntos (pasa del 1.5% al 3,5%) en la alícuota que se aplica al rubro «fabricación de medicamentos de uso humano y productos farmacéuticos». También, uno que graba servicios profesionales y otro para la venta al por mayor de insumos agrarios.

Contra ese esquema general se recortó, en segundo plano, otra discusión, que según la oposición no condiciona el tratamiento de la impositiva, pero que estuvo sobre la mesa toda la jornada según dijeron a DIB en el Ejecutivo: la cuestión de los cargos para la oposición en empresas y organismo públicos.

Allí, la discusión está centrada en los cargos en el directorio del Banco Provincia. Los opositores piden tres sillones, porque computan a Mario Meoni, el massista que asumió como ministro de Transporte nacional, como un representante de la oposición, que es lo que era cuando fue nombrado. Pero Kicillof aceptaba ceder dos. Además, estaba en juego el cargo de Pro Tesorero.

Fuente DIB