Actualidad

Los municipios y la creciente demanda social

La situación económica  que afecta al país, tiene su correlato en la provincia y los municipios de la región no son la excepción. Las necesidades recrudecen y los vecinos acuden a las comunas  en búsqueda de respuestas.

Por ello, en la zona noroeste de la Provincia de Buenos Aires las comunas dan respuesta a las demandas de los vecinos en vulnerabilidad social, algunos de manera directa, otros con programas de tareas comunitarias, pero todos con el mismo objetivo; intentando ayudar a los que menos tienen.

En la mayoría de los casos las necesidades, en momentos nada fáciles de la economía nacional, se han incrementado por lo cual “hay que agudizar el ingenio”, como dijo el alcalde de Carlos Tejedor. Los intendentes no se quieren “despegar de la gente”, según Jorge Cortez de Hipólito Yrigoyen, mientras que “la ayuda debe volver a la comunidad”, a decir de Javier Reynoso de Rivadavia y Jorge Hernández de Salliqueló donde existen planes de tareas comunitarias y trabajos transitorios para sortear dificultades de este tipo.

Asistencia

El intendente de Carlos Tejedor, Carlos Sala, dijo que “en realidad esto sucede en todos los distritos del interior, donde las necesidades son más o menos las mismas, necesidades de fuentes de trabajo digno y obviamente el achique del bolsillo del ciudadano común que no alcanza a cubrir las necesidades básicas”, indicó en primera instancia.

Asimismo, sostuvo que “desde la secretaría de Acción Social hemos visto que casi se ha duplicado la cantidad de consultas y ayuda que estamos haciendo, pero entendemos que esto es una realidad y hay que seguir haciéndolo. Por ejemplo uno de los destinos del fondo sojero era para refacción de viviendas sociales por lo que debemos ajustarnos a esta necesidad y a las de la gente, por lo cual hay que seguir destinando esos fondos para ayudar a la ciudadanía que es la que en realidad hoy por hoy está sufriendo y es la que le está poniendo el pecho a las balas”.

Resaltó que “debemos agudizar el ingenio, aplicar otros recursos y otras estrategias que no se tenían en cuenta”, cerró.

Banco de Tareas

En el caso de Rivadavia, distrito comandado por el alcalde Javier Reynoso, la ayuda llega pero con tareas de los propios vecinos que a través del denominado Banco de Trabajo se ganan los recursos que se demandan. “En el primer año de gestión en el 2016 trabajamos un programa que se llama Banco de Tareas Comunitarias que de alguna forma era atenuar muchas cuestiones que sabíamos que tenían que generar un colchón. Esto nos permite que cualquier vecino que no pueda enfrentar sus obligaciones mensuales como un alquiler, las tarifas o lo que se le complique pueda realizar una tarea (con un concepto social) que le permita afrontar esa obligación”, sostuvo el jefe comunal.

Explicó que algunas mamás con dificultades económicas “comenzaron lavando las cortinas de mi despacho, esto para empezar a cumplir ese fin solidario del Estado. Esto fue algo que recogimos en la campaña, responder a la voz de los vecinos que necesitan alguna ayuda sin que se lo regalen. El Estado es un fin solidario y con esto compensamos y empezamos a creer que nadie le debe nada a nadie y que el Estado no tiene dueño, sino que todos aportan desde su lugar”.

Según Reynoso las necesidades en su distrito son fluctuantes y el Banco de Tareas Comunitarias ha tenido desde 80 a 100 personas semana tras semana. “El número va fluctuando, hubo períodos en que bajaron las estadísticas. La gente recurre al banco para hacer frente a boletas de luz o gas, pagar deudas de mercadería, y hasta después termina poniendo prioridades para no padecer nuevamente este tipo de casos”.

Comunidad

Salliqueló es otro de los distritos de la región y su intendente, Jorge Hernández, en diálogo con Oeste BA indicó que “nuestra realidad no escapa a lo que es el país, pero nosotros tenemos un sistema instrumentado en Salliqueló que toda la ayuda que se le da al vecino se compensa en horas de trabajo para la comunidad”, explicó.

El mandatario indicó además que “tenemos estipuladas tantas horas para un barrido, para colaborar con una escuela, en el hospital, las guarderías. Por eso siempre les digo a los vecinos que es el intendente el que ayuda sino la comunidad de Salliqueló, y le deben devolver eso a la comunidad”.

“Esto costó al principio aunque ahora se ha entendido y se está devolviendo a la comunidad, lo que la comunidad les ayuda transitoriamente para su economía”, dijo y recalcó que “como la ayuda es temporaria, el trabajo es temporario. Lo único que estamos dando sin recibir nada a cambio es a los abuelos, tenemos un plan de leña para que se calefaccionen, ya han dado mucho para nuestro país y nuestro pueblo por eso esta forma de ayudarlos en algo”, finalizó.

En crisis

Hipólito Yrigoyen (Henderson) es otro de los distritos de la región que trabaja arduamente para solucionar la realidad de sus vecinos en medio de una crisis económica que se ha agravado en los últimos meses. “Esta es una realidad que nos lleva al trabajo diario con la gente que realmente lo necesita, con el área de Desarrollo Social. Es un trabajo permanente a nivel de la comunidad que necesita que estemos cerca”, señaló Cortez.

“Las tarifas son un problema, están muy altas. A la gente le cuesta el valor de los insumos diarios de cada vivienda, por lo tanto tenemos que trabajar mucho en ese tema y acompañar a la población en general”, resaltó Cortez para luego manifestar que “se asiste a muchas familias desde el municipio a través de la Dirección de Desarrollo Social con trabajadores sociales que están todos los días en terreno y acompañando a la gente que necesita porque es donde debemos estar y por ello no queremos se saquen recursos”.

Asimismo, reflejó que en Henderson el municipio trabaja codo a codo con Cáritas y con el Párroco local, “además estar con los comedores, se trabaja mucho porque la demanda es importante”.