Actualidad

Tabemono, juegos, valores y cuidado al ambiente

El simple acto ancestral de sembrar una semilla y cultivar alimentos tiene ahora una nueva mirada y  se llama Tabemono. Esta nueva perspectiva conjuga componentes lúdicos, tipo juego, con la transmisión de valores y el respeto al medio ambiente. Es una apuesta fuerte para repensar la manera de producir que hace partícipes a los chicos y abre horizontes creativos.

El producto es el resultado de vecinos de Trenque Lauquen. Un economista, un ingeniero agrónomo y un comunicador social que coincidieron en un curso para emprendedores y el trabajo final de ese curso pasó del plano abstracto a la realidad y así surgió Tabemono (alimento en japonés) que es un kit ecológico, con materiales biodegradables y que persigue como finalidad sembrar y hacer crecer una hortaliza de estación, pero con un gancho para los chicos y que todo se haga de manera amigable con el ambiente.

El ingeniero Hernán Brown, el economista Sebastián Zulberti y el comunicador Maximiliano Ferreyra son los creadores de este producto que tiene sólo 4 semanas “en la calle”. Los dos últimos, hablaron para este diario y contaron la iniciativa, los orígenes y los objetivos del kit de juego y producción.

“Nos encontramos en el curso Emprentec que trabaja las características y el comportamiento del emprendedor y como ejercicio que vertebraba una semana muy intensa estaba crear un producto desde cero, era un estímulo para desarrollar todas las características del emprendedor. Empezamos a hablar de lo ecológico, lo orgánico, compartir en familia, transmitir hábitos saludables de alimentación y un vehículo que fuera el juego. Así surgió”, dijo Ferreyra.

La idea dejó de ser tal y pusieron rápidamente manos a la obra para hacerlo una realidad. “Armamos un kit que contiene hojas de papel, instructivo, tierra orgánica, compost de productores locales, varias semillas no intervenidas sin agroquímicos, todos los materiales son biodegradables que no generan impacto sobre el ambiente y viene con tizas de colores para que los chicos puedan dibujar sobre el papel y ver el resultado”, explicó Zulberti.

Además el kit contiene instructivos del origami (es un arte que consiste en el plegado de papel sin usar tijeras ni pegamentos) para armar la maceta de papel y otro sobre la siembra y la evolución del cultivo.

Detalles

En el circuito comercial este producto, con estas características no existe “si hay algunas variables en las que se pueden comprar macetas de plástico o un lápiz con semilla, pero no trasmiten valores ni generan juegos, ni ninguna actividad que establezca una experiencia para la transmisión de valores que en el caso nuestro es el cuidado del ambiente y generar tus propios alimentos”.

Tabemono, cultiva valores, se puede conseguir a través de las redes sociales, en Eco Fines y en algunos viveros de la ciudad. Sus creadores dicen que es un producto sin techo, al que analizan sumarle más elementos como un registro diario de la evolución del cultivo y alguna variable tecnológica como una app o algo similar.

El kit viene con una bolsa de papel kraft, una bolsita con tierra húmeda, las semillas, tres tizas de distintos colores, los papeles para armar las macetas, el instructivo y el origami para armar.

“Fue fortuito que saliera del curso, y el resultado es que no hubiéramos podido hacer otra cosa. Son muchos los valores que entran en juego, si el niño escribe un mensaje o un deseo en la maceta eso termina luego abonando la planta” pero también significa un mensaje que antes era generacional, en la que los más grandes transmitían el mensaje de hacer huerta, de producir en casa tus propios alimentos.

Tabemono es un punto de partida para pensar en familia sobre actividades lúdicas, para debatir sobre el ambiente y la producción de alimentos, de cara a las futuras generaciones.