Actualidad

Vecinos de Beruti expresan su preocupación por la cantidad de casos positivos y aislados

Vecinos de Beruti alertaron en las últimas horas a través de las redes sociales y medios de comunicación sobre el impacto de la pandemia en esa localidad por la cantidad de casos positivos y aislados.

La vecina Analía Bufarini, que cumple aislamiento por contacto estrecho junto a su familia dijo en FM Música: “No coinciden los datos sobre la cantidad de aislados porque el informe oficial habla de 3 aislados, cuando sólo una burbuja escolar tiene 11 personas aisladas. Nosotros en mi familia somos 5 que estamos aislados, ahí no más tenés 16.  Si contás las familias de los chicos de la escuela, estamos muy lejos de ese número” dijo en la entrevista radial. Siguió: “Ni siquiera pasa la municipalidad a preguntar si necesitas algo, es muy feo sentirse abandonado por el Estado porque el Delegado y la Municipalidad no ven las necesidades de la gente. El año pasado sin casos no había clases este año que está lleno de casos tenemos clases presenciales en las escuelas. Ahora no hay controles en el acceso, no hay nada y hay muchos casos” se quejó.

Por su parte, Inés Coria, escribió en Facebook: “Esto es un pedido para las autoridades. Por favor necesitamos de vuestra ayuda urgente, Beruti es un pueblo chico y el virus se está desparramando a pasos agigantados, tenemos gente internada en Trenque, acá hay positivos caminando por la calle y nadie controla nada, un par de almacenes cerrados por contacto estrecho».

“No se olviden que nosotros, acá dependemos de escasos lugares para las compras diarias. Necesitamos de la presencia de ustedes para ordenar este caos, esta vez hay mucha gente mayor con el virus. No quiero ofender a nadie, pero todos sabemos que con mayor control el pueblo quedaría en cero casos», opinó en su posteo en redes.

“El pueblo de Beruti, necesita de vuestra colaboración. Esto va dirigido a las autoridades pertinentes, estamos cansados de esperar cambios, estamos cansados de que cumplan promesas, estamos cansados de ser el último orejón del tarro, esto se trata de vida o muerte», cerró  la vecina