Actualidad

Vuelve el Fondo de Infraestructura Municipal que la Provincia coparticipa a las Comunas

Como todos los años, el gobierno de la Provincia publicó el Coeficiente Unico de Distribución (CUD), que sirve para determinar cómo se reparte la coparticipación provincial. Además, el índice se utiliza para calcular el porcentaje que le corresponde a cada comuna en concepto del Fondo de Infraestructura Municipal, en este caso, de unos escasos 2.000 millones de pesos.

El mismo está destinado a obras de infraestructura y surgió a partir de un acuerdo político que apareció sobre el final de la discusión de la ley de Emergencia, a fines del año pasado. Claramente, como se dijo, el monto es muy bajo; precisamente, cuatro veces menor que el de hace tres años, sin tener en cuenta la inflación.

Los intendentes, tanto oficialistas como opositores, lo saben perfectamente. Por eso es que esperan que en el Presupuesto 2020, las famosas planillas anexas “estén repletas de obras y de ceros”. Pero ese será otro áspero capítulo de la discusión económico-financiera.

Como el cálculo se realiza a través del CUD (mide una serie de variables, entre las que figuran población, territorio, efectores de la salud y prestación de servicios educativos municipales) hay diferencias sumamente notorias en la distribución de los montos. Por ejemplo: La Matanza recibirá más de 147 millones de pesos, de los 2.000 M que se reparten; mientras que Tordillo sólo podrá disponer de $1.389.200, cien veces menos que la administración matancera.

Por supuesto, para el más populoso de los distritos, que cuenta para este año con un Presupuesto de 15.495 millones de pesos, es una cifra prácticamente insignificante. Lo propio le sucede a Tordillo, obviamente, que con ese millón 300 mil pesos apenas si le alcanza para un par de cuadras de cordón cuneta.

Según establece el decreto por el cual se creó el nuevo fondo (aún no fue reglamentado), los montos serán “destinados por los municipios a obras y/o mantenimiento de infraestructura en materia hidráulica, vial, de energía, de transporte, de vivienda, sanitaria y hospitalaria, arquitectura”. Y advierte la letra de la normativa que “en ningún caso, el Municipio podrá utilizar los fondos percibidos en gastos corrientes u operativos”.

En ese sentido, fuentes de la administración kicillofista revelaron a La Tecla que ya comenzaron a peregrinar por los pasillos de Gobernación un gran número de alcaldes que acercaron propuestas en base al mentado fondo. Y pese a que reina el hermetismo en el Ejecutivo, se pudo conocer cuál es el camino que recorren los proyectos.

El derrotero administrativo comienza en el Ministerio de Gobierno, donde los alcaldes acercan las carpetas. Una vez obtenido el visto bueno de la cartera a cargo de Teresa García, la iniciativa es elevada al Ministerio de Infraestructura y Obras Públicas.

Posteriormente se aprueban los proyectos y se realizan los respectivos dictámenes de Fiscalía, Asesoría y Contaduría, tal como ocurre en este tipo de trámites. Cuando todo está debidamente aprobado se realizan los desembolsos en las cuentas de cada uno de los municipios.

Desde el gobierno provincial se mostraron cautos y revelaron que, pese a que el decreto que establece la distribución de partidas del FIM aún no fue reglamentado, ya hubo presentaciones informales de proyectos por parte de varios distritos. Este medio pudo conocer que hasta el momento fueron alrededor de cuarenta los intendentes que acercaron carpetas con iniciativas, aunque no dieron mayores precisiones sobre quién es cada uno de ellos.

Según las fuentes consultadas, la aprobación final para liberar las partidas se llevaría a cabo a principio de marzo. Será entonces cuando reciban el primer desembolso, que corresponde al veinte por ciento del total, y podrían comenzar los trabajos a la brevedad.

Otro alcalde de la Cuarta sección habló con La Tecla y consideró injusto el reparto de ingresos por el CUD. El jefe comunal de Nueve de Julio, Mariano Barroso, reclamó que “no hay manera de subir el CUD”, pese a que todos los años aumentan las consultas en el hospital provincial que allí funciona.

Añadió: “Por eso, mi bronca en estos cuatro años por la falta de auditoría por parte de los ministerios de Economía y de Salud”.

Crítico con la medición del CUD dijo: “Con esto se está cortando la igualdad entre los distritos”. Destacó: “Hay muchas diferencias entre municipios similares, y se nota mucho en el tema del FIM”.

Y comparó que Trenque Lauquen tendrá un FIM de más 15 millones, contra los 7 millones de ellos, siendo distritos de iguales características y casi la misma población.

Durante la ardua negociación por la declaración de la ley de Emergencia en la Provincia, el oficialismo debió realizar concesiones y la oposición logró que se incluyera una modificación en el artículo 27 de la ley N° 15.165. La misma estableció la creación de un Fondo Municipal para Convenios de Infraestructura (FIM), destinado a financiar total o parcialmente obras municipales de infraestructura por dos mil millones de pesos.

El monto debe ser repartido de acuerdo al Coeficiente Unico de Distribución (CUD), y la cartera de Infraestructura es la encargada de implementar dicho fondo. Fuente Revista La Tecla