Cultura

Un libro sobre circos incluyó un texto del trenquelauquense Nelson Alvarez

El docente trenquelauquense Nelson Alvarez es especialista en circos. Una entrevista publicada por OESTE BA reveló la pasión de este vecino por la vida circense que no sólo transcurre entre aplausos, maquillaje, piruetas y destrezas, sino que va más allá con historias personales y familiares que se heredan de generación en generación y conforman una cultura muy particular que significa vivir en un circo.

Como ya anunciamos en la entrevista del año pasado, Alvarez escribió un texto que tituló “El paso de los Circos” que fue adoptado por algunas compañías como oratoria de cierre y en alguna función hasta pronunció sus propias palabras para el público. Ahora, un libro incluyó ese texto como cierre de una edición dedicada a las personas que integran la vida de los circos.

El libro se llama “Circo es Cultura” y es de Jorge Piccini. El autor nació en Basavilbaso Entre Ríos en 1974. Luego de vivir 20 años en Santa Fe desde el 2002 vive y trabaja en la ciudad de San Carlos de Bariloche, Patagonia Argentina. Licenciado en diseño y fotógrafo, docente en el área de Diseño Gráfico en nivel medio y terciario. Simultáneamente director, edición y contenidos de la Revista de Fotografía latinoamericana Bex. Es editor de los siguientes libros: “Ella también” (autorretratos de fotógrafas), “Charlas con fotógrafos latinoamericanos”, “Historia de una foto”, “Ese instante que no se olvida”, “Mensajes al poblador rural” y “Reforma” (en coedición con Liliana Contrera). Ha expuesto, realizado ensayos, dictando charlas y talleres en Argentina, Chile y Ecuador.

Su pasión por los libros lo llevó a dedicarse de lleno a la edición y diseño de libros de fotografía, a la divulgación y realización de proyectos relacionados a la fotografía latinoamericana.

El texto de Alvarez que se incluyó en el libro es el siguiente: “El paso de los circos por los diferentes pueblos es mágico.

Una mañana te levantas y en el terreno de tu barrio donde no había nada, como por arte de magia empiezan a aparecer los primero camiones y casillas, entonces si todavía no se pueden ver los carteles la gente especula, será un circo o un parque de diversiones. En las primeras horas de la tarde se devela el misterio, o porque se ve algún cartel o las primeras propagandas por las radios… era un circo nomas.

Después vuelven los niños del colegio diciendo que tienen un compañero en la escuela nuevo y que es del circo y así se va construyendo esa mágica historia que ocasiona la llegada de un circo al pueblo. Al día siguiente se empieza a ver en lo alto la carpa que va tomando forma y da otro color al barrio , después vas a almacén y la dueña te dice que tiene de clientes a «los del circo» y eso genera otro tipo de conversaciones y especulaciones y ya el próximo día le pide entradas para los nietos, le pregunta que hace y después lo reparte entre sus clientes y así va creciendo la imaginación de la gente, se fabula, se inventa, se recrean historias.

Y entonces llega el gran día la señora que iba al almacén es la que atiende el bufet, el niño de la escuela participa en dos o tres números, así cada uno se va transformado y caracterizando para que la gente disfrute del mejor espectáculo que existe para la familia.

El circo se queda el tiempo que ha pactado jugando con la publicidad «Último y definitivo día» después a lo mejor se queda una semana más. Los habitantes del pueblo también juegan al efecto sorpresa si bajan las entradas o llega el dos por uno, y sigue causando el efecto magia/sorpresa hasta… que un día te levantas y el terreno vuelve a estar sin nada, esperando la llegada del próximo circo o parque de diversiones que como todo hecho mágico vaya a saber uno cuando será…”.