Sin categoría

Los Pérez Zabala, casi 100 años de medicina

Cuando José Zacarías Pérez Zabala se radicó en Trenque Lauquen en 1925 y habilitó más tarde el Sanatorio Argentino en la esquina de Roca y Mitre no sólo abrió un espacio de medicina moderno y pujante para la época sino que dejaba inaugurada oficialmente la historia de un apellido muy emparentado con este distrito no sólo en el pasado sino en nuestro presente y también futuro.

En esta nota de Oeste BA vamos a recordar la existencia del Sanatorio Argentino, propiedad de Pérez Zabala, quien inició la dinastía que aún se mantiene viva. Ese centro de salud funcionó en una de las casas más bellas desde el punto de vista arquitectónico, en pleno centro, y gran parte de la población desconoce este dato.

El libro Historia y Progreso recuerda una publicación de la revista “Papel y Tinta” del 10 de agosto de 1930: “El domingo pasado quedaron inauguradas las dependencias del nuevo Sanatario Regional cuya dirección profesional estará a cargo del conocido facultativo de esta localidad, José Pérez Zabala y del Dr. Oscar Solimano, profesional inteligente y de destacada actuación en la Capital Federal donde ha desempeñado cargos de importancia y responsabilidad en los hospitales Fernández y Alvarez. Se cuenta demás para la atención de los enfermos con un cabo enfermero traído de exprofeso del Hospital Alvarez, con enfermeras y demás personal indispensable para el servicio interno”.

“El Sanatorio Argentino será pues un motivo más de orgullo para nuestra ciudad a la altura de los mejores con los adelantos más modernos exigidos por la ciencia médico que en nada tiene que envidiar a los de Buenos Aires y será sin duda, uno de los mejores sanatorios de la línea del oeste”.

El Sanatorio Argentino hacía cirugías y obstetricia, un dato que no es menor, y sobre el que volveremos, y tenía hasta una sala de internación y de rayos X. Funcionó en la casa de la calle Roca entre 9 de Julio y Teniente Gral. Uriburu, una vivienda que tiene un altillo, columnas y figuras de un león en el frente y tres figuras humanas, dos femeninas y un hombre como con un casco de soldado romano. Es un estilo ecléctico es decir donde conviven varias corrientes e influencias arquitectónicas que se puede ver en el uso de columnas y de tejas, de ventanales redondeados y aberturas de madera en altura.

Pero volvamos al punto en cuestión. El consultorio de don Pérez Zabala estaba en planta baja, y según nos dice Pablo Pérez Zabala (cirujano tercera generación) él y su hermano Diego (obstetra) se criaron jugando en el quirófano de esa casona antigua.

José “Pepe” Zacarías Pérez Zabala llegó a Trenque Lauquen a principios de la década del 20 atraído por el amor a Ernestina García que tenía raíces en esta ciudad. Su hermano, Manuel “Manolo” Pérez Zabala era traumatólogo y fue director del Hospital Ottamendi y otro dato destacado y curioso es que Pepe era “el médico del jardín de infantes 901”, lo que demuestra que las instituciones educativas tenían un profesional médico asignado en aquellos años.

Pepe tuvo dos hijos médicos: Juan Carlos (cirugía y obstetricia) y José María (urólogo). El primero nació en 1926, y fue el padre de Diego y Pablo y se radicó como profesional en Trenque Lauquen en 1955, iniciando la segunda generación. La tercera, llegó en 1987 con Diego y la cuarta está a punto de comenzar ya que la hija de éste, Inés, se radicó en CABA para iniciar la carrera de Medicina. Si faltaran datos curiosos, aquí se suma uno. Inés es hija de Diego Pérez Zabala y Laura Orellana, también médica y tercera generación de la familia de médicos Orellana, una historia ya contada en Oeste BA.

Nacimientos

En esa casa de la calle Roca hubo cientos de nacimientos, el último de ellos en 1960. El dato lo tiene bien claro Relita Barragué, la actual propietaria de la vivienda. Es viuda de Quico Zubía, quien fue intendente (Comisionado) de Trenque Lauquen y quienes adquirieron esa propiedad hace más de 40 años. Se mantiene intacta, con gran inversión en la conservación Relita dice que esa casa tiene 92 años, es de las más viejas de la ciudad y debería tener destino de patrimonio histórico por ser una de las más lindas y cargadas de historia en Trenque Lauquen.

Los Pérez Zabala continuaron con la dinastía de médicos pero no ya en la calle Roca, tras la muerte de “Pepe” siguieron los médicos en la familia. “Es una profesión muy desgastante pero muy linda” dice Palito ante la consulta de Oeste BA y no puede contenerse para contar anécdotas de la época en la que su padre ejercía la medicina y la ciudad tenía pocos médicos. “Una vez tuve que ir a  buscar una parturienta en un Torino y se la traje a mi viejo para poder llegar a tiempo para el nacimiento”, no era un estudiante de medicina sino un alumno de  secundaria. “Venía gente y tocaba el timbre en la casa, y le decía que le dolía algo y si no estaba mi padre, mi madre los medicaba de palabra hasta que llegara mi viejo” se ríe.

Relita Barragué vive en la casa donde se practicaban operaciones y nacimientos todo el tiempo, y como una parábola de principio y fin, ella nació en un parto asistido por “Pepe” Pérez Zabala, hace 82 años, cuando la historia de ese apellido y la medicina comenzaba escribirse.