Sin categoría

Odisea de maestras rurales en la lluvia: se quedan con el auto y agradecen a los que les dieron una mano

“La única finalidad de la publicación es transmitir el mensaje que en este tiempo de tanto egoísmo y de tanto mirarnos el ombligo, hay gente dispuesta a dar una mano” dice del otro lado del teléfono Alejandra Bernal para resumir la odisea que les tocó  vivir días pasados en un camino rural luego de las intensas lluvias.

El hecho ocurrió el martes y la tuvo como protagonista a ella y sus tres compañeras de la educación rural, con las que recorre todos los días los 40 kms de ida y vuelta de Martín Fierro. Ellas son Verónica Montero, Graciela Savy y Virginia Di Giacoma.

Viajan una semana en cada auto para compartir gastos y el martes, al regreso de la jornada laboral el Clío intentó atravesar una enorme laguna sólo apta para camionetas 4 X 4 y se quedó en medio del agua. “Nos bajamos, nos arremangamos con la intención de empujar pero era en vano, no se movía” dijo Bernal a este diario.

Ella posteó en Facebook la odisea “no lo hice para criticar los caminos ni nada por el estilo. Por el contrario, lo hice para agradecer” porque cuando nada parecía posible, aparecieron dos hombres en camionetas distintas que se bajaron, tendieron una soga, maniobraron el auto y lo pusieron de nuevo en el camino.

“Estas cosas pasan cuando trabajas todos los días en el campo, es un aprendizaje constante. No lo publiqué para criticar los caminos ni nada, solo lo hicimos para agradecer a la gente que se detuvo, porque también pasaron otros por el lugar que no se detuvieron. En tiempos de egoísmos y de mirarnos el ombligo, hay gente que te tiende una mano”.