Actualidad Trenque Lauquen

Estévez: “La gente me recordará como un vecino que trabajó para el pueblo”

Abel Estévez acaba de cumplir 85 años de vida. Está parado en un punto de la línea de tiempo en el que sus palabras ya suenan a legado y enseñanzas. Cultivó un estilo único de la militancia política que se reduce en servir al prójimo más inmediato. Con más de 70 años enrolado en la cuestión política, y tras ocupar varios cargos públicos, no se hizo millonario y su herencia será estar cerca de quien más lo necesite.

Abel nació en 1933 y él mismo recordó en varias entrevistas que lo hizo en el seno de un hogar humilde “cerca del barrio Indio Trompa”. Su llegada a la política se produjo a temprana edad. Fue el amor a primera vista por Juan Perón y Eva Duarte que llegaron a Trenque Lauquen en 1946, en la campaña presidencial que finalmente consagraría Presidente de la Nación al por entonces Coronel Perón. La historia ya fue contada varias veces. Con 13 años y siendo el cadete de la Escribanía Jonas pidió permiso para asistir al andén del FFCC en esa fecha histórica y eso lo marcó para toda la vida.

Entre esa fecha y hoy, que nos recibe en la oficina de su hija Mónica, pasaron 72 años. Pasó la historia de nuestro país, la historia de Trenque Lauquen, la vida. Durante varias décadas fue una figura gravitante de la política trenquelauquense, fue diputado, concejal y 20 años presidente del PJ y durante todos estos años le enseñó a la clase política una manera del ver el mundo desde el escenario micro, identificar el problema de quien tenemos más cerca y tender una mano.

Entre sus cualidades todos le destacan las visitas diarias en doble turno al Hospital Municipal donde visitó enfermos, a las salas velatorias para estar cerca de los deudos, y poder entrar sin pedir permiso a cualquier casa de Trenque Lauquen, Berutti, 30 de Agosto y toda la zona rural, sentarse a la mesa de familias humildes y compartir un mate, una charla o una cena. Hoy, hasta las autoridades de la UCR van a sus actos homenajes.

“Tengo 85 años, la edad me da seriedad, así que está bien” dice Abel Estévez para comenzar la charla que irá yendo y viniendo entre pasado y presente.

Su vida

Abel sitúa el comienzo de todo en aquella visita de Perón y Eva a Trenque Lauquen, hasta recuerda un diálogo que Perón cruzó con él “me preguntó sobre mi, quién era qué hacía”. Después concurrió a actos en Plaza de Mayo, pero ya no pudo tenerlo más cerca. El día antes de la visita a la ciudad, recuerda que distribuyó folletos invitando al acto.

Entre ese plazo y 1983 son pocos los recuerdos que trae a colación, sólo una detención durante el proceso de facto que se hizo llamar la Revolución Libertadora, que Estévez lo bautizó “la Fusiladora” pero “no le guardo rencor a nadie” aclara.

El amanecer democrático lo encuentra como un hombre fuerte del peronismo aunque él dice que nunca dejó der “un militante más” y ese año es candidato a intendente. Luego fue concejal y diputado provincial.

“Yo no tengo palabras para agradecerle a la gente el cariño que me da, ayer cumplí años y me llamaron de todos lados y me visitaron hasta algunos radicales”.

“Creo que la gente me reconoce lo que hice, el acompañamiento. La gente me invita aún hoy a cenar o a visitarlos en sus casas. Los vecinos más pobres son los que más ayudan. Creo en Dios, y creo que es el lugar donde tengo que estar con la gente más necesitada. Entiendo que es una obligación, sino no hay que meterse en política, es fácil ser candidato pero hay que estar con la gente”.

Dice que a pesar de ser diputado no le quedó ni un peso “a mi nunca me alcanzó la plata, le he hecho pasar cada situación a mi mujer, porque nunca me alcanzó” se ríe. También menciona que le preocupa la situación social de nuestros días y las familias que la pasan mal en Trenque Lauquen, rescata como un “amigo” al presidente del Comité de la UCR “Pepe” Font y dice que no quiere calles ni plazas con su nombre.

“No me van a poner una calle o una plaza, se van a acordar de lo que dejé debiendo” se ríe. “No quiero nada para mi, sólo la felicidad de mis vecinos. La gente me va a recordar con cariño, como un vecino que trabajó para el pueblo. Nací muy humilde y pude llegar a donde quería. Hay que estar con los que necesitan, hay gente que a veces llora por cosas que le pasan, hay gente mala que no piensa en los demás”.

“¿Qué es ser peronista?. Es algo inexplicable, haber conocido a Perón y a Evita como la conocí yo no tiene palabras. ¿Qué más puedo pedir?”, cierra un hombre que nunca habló de pedir, sino de dar.

Ficha histórica

 

Estévez nació en 1933 en Trenque Lauquen. Está casado hace 59 años con  Gladys Jesús Mieres con quien tuvo 4 hijos: Juan José, Mónica, Gustavo y Sandra.

Fue 20 años Presidente del Partido Justicialista. Concejal entre 1985-1987 y 1993-1997; y diputado provincial en el período 1987-1991.

Entre sus gestiones más relevantes como legislador se apuntan subsidios a instituciones, gestión por el gas natural para Trenque Lauquen, gestiones para construcción de barrios de viviendas, construcción del Geriátrico Evita de Berutti. De joven trabajó en la Escribanía Jonas y en La Primera y fue martillero.

6 Responses

  1. Un ser humano increible.honesto.yo tengo que darle las gracias
    Porque cuando papito estaba en el hospital ilo visitaba todos los dias sin conocerlo .papi lo esperaba al compañero y le alegraba el rato hasta que fallecio
    Gracias Abelito esos gestos no se olvidan abrazo fuerte.

  2. Los peronistas somos humanistas y cristianos por lo tanto LA PATRIA ES EL OTRO

  3. Los peronistas somos humanistas y cristianos por lo tanto LA PATRIA ES EL OTRO.

  4. Un Grandeeeee!!!!Nos visitaba todos los meses en la Residencia Estudiantil en La Plata!!!!Miles de anécdotas con él!!Ja!!!Ja!!Un Genio!!!

  5. uno de los pocos ciudadanos rescatables pertenecientes al PJ…bien Abel..!!!

Comments are closed.