Sin categoría

La nieta recuperada 129 cambia el título a una obra que se expone en Tres Lomas

Diego Cirulli es un artista plástico que hace unos años creó su obra «21 – 105» en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti. Era el año 2012, y el número 21 es por la cantidad de rostros de mujeres que componen su muestra en pintura y telas, y 105 la cantidad de nietos recuperados por Abuelas de Plaza de Mayo. Desde ese momento hasta la fecha el segundo número fue cambiando, hasta estos días que llegó a 129. El dato destacado es que ahora cambió de nombre en nuestra región, en Tres Lomas.

Es que la muestra llegó auspiciada por la Municipalidad como parte de las actividades por el día de la memoria y el día de la mujer. Los 21 rostros pintados sobre telas son de mujeres que dieron a luz en cautiverio durante la dictadura militar.

La obra de Diego Cirulli propone una búsqueda de nuevas lecturas en relación a las representaciones simbólicas del espacio a partir de 21 retratos de mujeres que dieron a luz en cautiverio en el Centro Clandestino de Detención que funcionó en la ESMA durante la última dictadura cívico-militar, y su estrecho vínculo con la tarea de recuperación de las personas apropiadas.

“Es una muestra impactante” le dijo días pasados Susana Cavallero, directora de Cultura de Tres Lomas, cuando el número aún era 128. “Las telas hacen un efecto imponente y tiene una mesa de luz donde hay 500 negativos, que se supone son los 500 hijos que perdieron su identidad porque nacieron en cautiverio y que fueron robados, va a avanzado desde abajo del vidrio, se va iluminando con la recuperación de las identidades”.

La obra estuvo en Guaminí hace unos años.